Inclusión, la clave para garantizar los derechos de los niños y niñas en situación de discapacidad

A diario, la población en situación de discapacidad se encuentran con múltiples barreras sociales, físicas y actitudinales que dificultan el goce efectivo de sus derechos. A ello se suma que niños y niñas se enfrenten a casos de exclusión y discriminación que afectan su desarrollo físico y emocional.

Los niños, niñas y adolescentes tienen derecho a no ser discriminados, a no ser objeto de violencia física, sicológica o de cualquier tipo, y para lograr esto se requiere del compromiso de una sociedad que sea capaz de garantizar sus derechos, facilitando su participación en los diferentes entornos como el familiar, el educativo y el comunitario. 

Para la Fundación Saldarriaga Concha, organización que en Colombia promueve los derechos de las personas en situación de discapacidad, “El acceso a una educación y a una formación de calidad que le permita a los niños y niñas con discapacidad capacitarse, desarrollarse y tener un proyecto de vida, será la manera que les ayude a ellos ingresar con el tiempo al mercado laboral desde donde podrán aportarle al desarrollo económico y social del país”. Una verdadera inclusión debe enmarcarse en el respeto por la diferencia y en la necesidad de fortalecerlas habilidades que poseen las personas para posteriormente reconocerlas desde sus capacidades.

De acuerdo con Mónica Cortés, directora Ejecutiva de la Asociación Síndrome de Down, Asdown, “Si bien, ha habido avances significativos en términos de una mayor conciencia del derecho a la educación, sigue habiendo una deficiencia en el enfoque. Las personas en general aún creen que los niños con discapacidad deben formarse aparte de otros niños, porque los creen incapaces de cumplir con los requisitos que la escuela impone o porque creen que allí van a ser maltratados y no es así”. 

El Dato

El programa Félix y Susana ha llegado a instituciones educativas en las que adelantan procesos académicos con niños y niñas en sitación de discapacidad. El material didáctico y pedagógico ha permitido que en la Institución Educativa República de Bolivia, de Bogotá el aprendizaje de sus estudiantes se dé desde el fortalecimiento de sus capacidades. Las actividades didácticas y el acompañamiento de los docentes han permitido que los estudiantes desarrollen diferentes habilidades sociales y puedan mejorar sus relaciones interpersonales. Para Diana Salamanca, docente de la Institución, “Estas actividades han propiciado espacios en los que los niños y las niñas pueden expresar sus emociones y sentimientos frente a las dificultades que pueden presentarse en la casa, en la escuela y en la misma convivencia con sus compañeros”. 

La docente agrega que “Utilizamos mucho el material de Félix y Susana porque nuestros niños necesitan elementos visuales para aprender y relacionar las cosas de manera mucho más significativa. Ahí es cuando este material es completamente asertivo porque fortalecemos en ellos su capacidad para prestar atención, para concentrarse y para trabajar en equipo. Además, les permite fortalecer sus distintas capacidades”.