El arte como estímulo para el desarrollo de los niños y las niñas

Incentivar la práctica de una actividad artística o cultural en los primeros años de los niños y las niñas, trae consigo innumerables beneficios para su desarrollo cognitivo e interpersonal. Diferentes estudios comprueban que la música, la danza, el teatro, entre otras expresiones artísticas, ayudan a que los niños estimulen y desarrollen habilidades que enriquecen sus capacidades emocionales, sociales y lingüísticas. 

Así mismo, las artes ayudan a la formación educativa de los niños y las niñas en todas las áreas, según Vladimir Muñoz, de esta manera están más propensos a adquirir un lenguaje matemático mucho más eficiente y desarrollado respecto a otros niños que no practiquen alguna expresión artística.

Además de los beneficios que las artes brindan en el ámbito cognitivo durante la infancia, se destaca también el cómo pueden desarrollarse como seres humanos, puesto que pueden lograr incluso que se conviertan en personas líderes y más solidarias. Don Popo Ayara, artista, emprendedor sociocultural y director de la Fundación Ayara, resalta que “Para los niños, las niñas y los adolescentes practicar un arte, un deporte o una expresión cultural les permite conocerse a sí mismos, les permite reflexionar, percibir e identificar emociones. El arte y la cultura son hábitos saludables que facilitan el desarrollo de habilidades sociales para la vida”. 

 

Por esta razón, “Es importante que los padres y adultos cuidadores faciliten espacios para que los niños practiquen un arte, una cultura, esto ayudará a su desarrollo, a que conozcan su entorno, a que sean claros en la toma de decisiones, a que tengan siempre una comunicación asertiva, a tener un estilo de vida saludable que blinde ante cualquier vulneración como lo pueden ser las drogas, la violencia, entre otros”, reflexiona Don Popo.

Es precisamente por los beneficios que trae el arte y la cultura en la formación y en el desarrollo de los niños y las niñas, que la Fundación Sura apoya y promueve diferentes proyectos como "Tokando, música para la trasformación", el cual pretende, a través de la música, enseñar a los niños y jóvenes valores y pautas de comportamiento, así como también diferentes habilidades que contribuyan a mejorar su calidad de vida y su desarrollo cognitivo y emocional. Este proyecto se lleva a cabo en alianza con la Fundación Incolmotos – Yamaha y hace presencia en 10 departamentos del país beneficiando a niños entre las edades de 7 y 14 años, ubicados en municipios y zonas vulnerables de estas regiones.